Un día en Brujas, Bélgica

El segundo día del viaje lo dedicamos a visitar Brujas, a una hora de tren de Bruselas aproximadamente. Y el paseo mereció la pena con creces. Quedarse hasta ver el atardecer es casi obligatorio, porque es de los más bonitos que he visto en mi vida.

The second day we went to Brugges, an hour far from Brussels in train. And the ride worthwhile. Remain to watch the sunset is a must, because it is the most beautiful I’ve seen in my life.

Lo más destacable para ver es la plaza del ayuntamiento. También hay algún museo, algunos tan curiosos como el de la patata frita o el de la cerveza, la Catedral y la Basílica de la Santa Sangre, pero lo más pintoresco es perderse por las calles y canales y descubrir la pequeña ciudad medieval a pie.

The most remarkable thing to see is the town hall square. There is also a museum, some as curious as the french fries museum or the beer one, the Cathedral and the Basilica of the Holy Blood, but the best thing is to get lost in the streets and canals and discover the  medieval town by foot.

Comimos en un restaurante, Opus Latino, que encontramos en un callejón cerca de la plaza del ayuntamiento, con vistas a un canal precioso, que no hubiéramos descubierto si no ‘nos hubiésemos perdido’.

We ate at a restaurant, Opus Latino, found in an alley near the town hall square, with amazing views to a beautiful canal, that we found exploring the streets.

Y ahora vamos con el look:

And this is the look:

Jeans – Zara

Biker – Mango

Cardigan – Sheinside

Bolso / Bag – Bimba y Lola

Botas / Boots – Ugg

Turban – H&M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.